Tortilla guisada

La tortilla guisada es una de las maneras de más deliciosas de aprovechar una tortilla que ha sobrado del día anterior. La idea es darle un toque de gracia a esa tortilla seca que se queda (si sobra claro está) del día anterior. Se realiza una salsa sencilla y se guisa unos minutos en ella. Esta coge todo el sabor y vuelve a tomar jugosidad. Esta tortilla la tendremos que hacer tirando a cuajada, porque si la hacemos jugosa o poco hecha será difícil al día siguiente hacerla en salsa.

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp

Ingredientes

  • 1 tortilla del día anterior o del día
  • Aceite de oliva
  • 1 puerro
  • 1 ajo
  • 1 cucharadita de harina
  • 1 hebras de azafrán
  • 400 ml de caldo de pollo casero
  • Sal

Preparación

  1. Comenzamos pochando a fuego lento en un sartén el ajo y el puerro.
  2. Una vez pochados, agregamos la cucharada de harina y las hebras de azafrán.
  3.  Una vez cocinada la harina, incorporamos el caldo de pollo casero y cocemos a fuego lento durante unos 10 minutos. Si no tenéis caldo casero podéis usar una pastilla de caldo concentrado o caldo de bote.
  4. Cortamos la tortilla en trozos y la incorporamos a la salsa. Cocinamos unos 10 minutos y listo.

Podemos agregar perejil picado o cebollino picado para darle un toque de frescor.

huevos
huevos
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Ir Arriba