Salmorejo cordobés

El salmorejo es una deliciosa crema espesa que se toma fría, que puede prepararse majando los ingredientes con paciencia en un mortero, o ayudados de una batidora o un robot de cocina. Aunque hay quien añade algunos ingredientes adicionales a los que vamos a indicar, la receta tradicional se hace con solamente cuatro, tomates, pan de telera, aceite de oliva virgen extra y sal, a los que se puede añadir un diente de ajo.

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp

Ingredientes

  • 1 kg de tomates
  • 200 g de pan con buena miga
  • 250 g de aceite de oliva virgen extra
  • 1 diente de ajo
  • una cucharadita de sal

Preparación

  1. Comienzo lavando los tomates retirando lo verde del pedúnculo y triturándolos. No es necesario pelar ni quitar las pepitas porque después paso el puré de tomate por un colador fino donde se queda todo pasando solamente el tomate.
  2. En un bol coloco el pan y lo cubro con el puré de tomate dejando que se impregne durante unos diez minutos.
  3. Pasado ese tiempo, incorporo el diente de ajo y trituro bien con la batidora o con la Thermomix y obtengo una crema espesa de pan y tomate.
  4. La proporción de pan que yo uso es estupenda para esta textura, pero podéis variarla en función del agua que tengan los tomates que utilicéis y de lo consistente que sea la miga.
  5. A continuación incorporo el aceite de oliva virgen extra. Un buen salmorejo se debería hacer siempre con un buen aceite de oliva virgen extras que conseguirá la emulsión perfecta y un resultado cremoso y espeso.
  6. Tras echar el aceite volvemos a turbinar todo en el robot de cocina o a base de batidora y paciencia hasta que nuestro salmorejo sea uniforme, con un bonito color anaranjado y suficientemente compacto como para aguantar sobre su superficie los tradicionales tropezones de guarnición con los que se decora cada ración.
  7. La receta de salmorejo tradicional es excelente para tomar a todas horas.
  8. Resulta excelente como aperitivo, y también es un delicioso primer plato. Si lo hacéis bien espeso, es muy saciante por lo que un pequeño cuenco será suficiente.
  9. Sirve siempre el salmorejo con unas tiritas de buen jamón, huevo duro picado y unas gotitas de aceite de oliva virgen extra.
entrantes
entrantes
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Ir Arriba