Patatas revolconas

Hola amigos, si existe un plato fácil y sencillo que sea típico para días de mucho frío, esas son las patatas revolconaso machaconas. Muchos de vosotros las habréis probado en bares y tabernas, sobre todo en esos viajes que hayáis hecho por algunas de las zonas frías de España. Así que sabréis que son muy típicas de la zona de Ávila, Salamanca o parte norte de Cáceres etc, aunque la receta (o similar) se encuentra repartida por gran parte de nuestra geografía adquiriendo nombres diversos debido a lo popular de la misma.

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp

Ingredientes

La receta es bien sencilla:
  • 1 patata grande por persona (o 2 medianas)
  • 100 grs. de bacon o panceta
  • laurel
  • sal, pimentón de la Vera
  • 1 ajo por persona
  • aceite de oliva virgen extra (AOVE)
  • agua.

Preparación

  1. Para empezar trocearemos el tocino o el bacon y haremos los torreznos. En esto hay muchas escuelas diferentes, cada una los corta y los sirve de muchas maneras diferentes. A nosotros nos ha gustado mucho esta forma de cortarlos, pequeños y algo finos. Tostaditos están mejor.
  2. Pondremos las patatas en agua con sal y el laurel, y las dejaremos cocer durante unos 40 minutos.
  3. A nosotros nos gusta cocer las patatas con piel (para no perder vitaminas y sales minerales) aunque si hay alguna muy grande la tendremos que partir por la mitad para que cuezan lo justo y no haya muchas diferencias de grosores.
  4. Mientras cuecen freiremos los ajos laminados, no los cortéis muy finos y hacerlo en un poco de AOVE (es más sano que en la grasa de los torreznos, aunque usaremos una poca después) y atención, este refrito a fuego muy lento para que no se quemen. Aquí la gente lo hace ya directamente en una cazuela de barro y con la grasa de los chinos, a mí me gusta más hacerlos en la sartén porque me gusta más como dora.
  5. Una vez hayan cocido las patatas, las depositaremos escurridas en esa cazuela de barro a la espera de ser machacadas y revolcadas en el pimentón. No tiraremos aún el agua, sí el laurel.
  6. Ahora viene la única parte delicada de todo este sencillo proceso, tener cuidado que no se queme el sofrito. Para ello  echaremos el pimentón (una cucharada de postre no muy colmada para dos) y lo removeremos rápido fuera del fuego y le añadiremos en seguida algo de agua de la cocción de las patatas hasta refrescar.
  7. Una vez removido bien todo en la sartén, hervir 1 minuto y echar este aceite por encima de las patatas, y machacarlas con el tenedor (no lo paséis por el pasapuré porque no hace falta).
  8. Remover. Si las patatas quedaran secas, se debe de echar un poco más de caldo. Nosotros lo que hacemos es rebañar los restos de pimentón de la sartén con nuevo caldo, calentarlo, y echarlo.
  9. La textura debe de quedar con un puré de patatas de guarnición de carne.
entrantes
entrantes
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Ir Arriba