Mejillones en escabeche

Los mejillones son uno de los productos del mar más valorados en todas las cocinas del mundo, por su intenso y característico sabor. Por su abundancia, además, son  un elemento muy asequible en las zonas costeras de medio mundo. En Galicia es muy habitual consumirlos abiertos al vapor y acompañados por un vino fresco, pero admiten multitud de preparaciones: en empanada, rebozados, tigres, o con cualquier preparación que se nos ocurra. Y si vemos que hemos comprado muchos siempre podemos cocinarlos de un modo que permita una mayor conservación.

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp

Ingredientes

  • 2 kilos de mejillones gallegos
  • 1 vaso de aceite de oliva virgen extra
  • 1 vaso de vinagre de vino
  • 1 vaso de vino blanco (un buen albariño a ser posible)
  • Una cucharada sopera de pimentón de la Vera dulce o semidulce
  • 2 dientes de ajo
  • 3 hojas de laurel

Preparación

  1. Limpiamos bien los mejillones debajo del grifo. Con un cuchillo rascamos las impurezas y arrancamos las barbas que sobresalen por la zona de unión de las conchas. Descartamos aquellos que estén rotos o abiertos. Los mejillones frescos deben estar abiertos un milímetro o dos y cerrarse al intentar abrirlos.
  2. Colocamos en una olla grande un vaso de vino albariño, dos hojas de laurel y los mejillones. Los llevamos a ebullición con fuego fuerte y tapados.
  3. Desde que hierve los podemos dejar dos minutos a fuego fuerte (si retirar la tapa) o podemos ir retirando los que van abriendo.
  4. Escurrimos los mejillones pero reservamos medio vaso del agua de la cocción que colaremos para eliminar impurezas. Ésta estará formada por el vino más el agua de mar que han soltado los mejillones.
  5. Separamos los mejillones de las conchas, desechando aquellos que no hayan abierto, y los colocamos en fiambreras o en frascos. Dependiendo del soporte en el que vamos a hacer la conserva.
  6. Fileteamos los ajos y los incorporamos a una sartén con el vaso de aceite de oliva virgen extra a fuego fuerte y una hoja de laurel.
  7. Cuando el ajo esté dorado retiramos del fuego y añadimos una cucharada sopera de buen pimentón.
  8. Removemos rápidamente con una cuchara de madera para que no se queme. Sacamos del fuego y añadimos, para enfriar, el vinagre y el agua de cocción que reservamos previamente. Removemos hasta juntar todos los sabores. Reservamos.
  9. Con esta mezcla cubrimos los mejillones en las fiambreras o en los frascos de cristal. Es importante que queden bien cubiertos de líquido para que se conserven bien y adquieran el sabor del preparado.
  10. Cuando estén a temperatura ambiente se pueden meter en la nevera. Reservamos 24 horas antes de comerlos, yo los dejo de un día para otro.
pescados
pescados
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Ir Arriba