Manitas de cerdo con garbanzos

Son muy ricas en mucopolisacáridos, imprescindibles para la recuperación de las articulaciones puesto que ayudan a que los cartílagos que hay entre ellas se mantengan en buen estado y así evitar roce entre huesos que traen como consecuencia los ya conocidos dolores articulares y desgaste óseo. Además de su rico aporte en colágeno, son bajas en grasas, no aportan más de lo que aporta un solomillo y la misma cantidad de proteínas, eso si, deben estar elaboradas con ingredientes saludables.

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp

Ingredientes

  • 4 manitas de cerdo troceadas.
  • 400 gr. de garbanzos ya cocidos.
  • ½ pimiento verde.
  • 200 gr. de salsa de tomate.
  • 1 cebolla pequeña.
  • 2 hojas de laurel.
  • Aceite de oliva, sal, pimienta y cayena (opcional).

Preparación

  1. Al ir a comprarlas le pedimos al carnicero que nos la parta en cuatro trozos. A mí no me gusta que me las haga en trozos pequeños puesto que luego sueltan más trocitos de hueso a la hora de cocinarlas.
  2. Lavamos bien las manitas y las ponemos en una olla a cocer con agua, sal, la cebolla partida por la mitad y el laurel.
  3. Cuando hierven soltarán una espuma en el agua que debemos ir quitando. Dejaremos hervir hasta que estén tiernas.
  4. Aquí os recomiendo paciencia porque tardarán entre 2 o 3 horas pero, es mejor que estén muy tiernas a que las dejemos un poco duras por darnos demasiada prisa.
  5. Una vez que estén tiernas escurrimos y reservamos. NO tiramos el líquido de la cocción.
  6. En una cacerola baja ponemos el pimiento picado en brunoise con un poquito de aceite de oliva.
  7. Cuando esté hecho añadimos la salsa de tomate y mezclamos bien. Agregamos las manitas de cerdo que ya estarán escurridas y movemos para que se impregnen de la salsa.
  8. Echamos los garbanzos y ponemos un poco del caldo de cocción. Si no queremos usarlo podemos añadir caldo de ave.
  9. Probamos de sal y corregimos si es necesario. Dejamos cocer todo unos unos 15 minutos. Añadimos pimienta recién molida y un toque de cayena si queremos que tenga ese toque picante.

Servimos recién hecho. Os chuparéis los dedos (literalmente). Muy ricas, sanas y con el aporte de fibra de los garbanzos. Un plato que merece la pena hacer por sano, por rico y por económico.

cuchara
cuchara
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Ir Arriba