Lechazo castellano con patatas panadera

El lechazo asado es una de las delicias distintivas de la gastronomía de Castilla y León. La mejor manera de prepararlo es la más sencilla: asado durante 3 horas en un horno de leña de encina con agua y sal. Depende de la zona se añade ajo u otros condimentos como pimienta, tomillo, almendras o vino. Incluso en algunos restaurantes se sirve relleno.

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp

Ingredientes

  • 1 ó 2 paletillas de lechazo, aunque también puede ser pierna, aunque es menos tierna.
  • 4 ó 5 patatas, según tamaño, varios dientes de ajo
  •  Mezcla de especias, perejil, orégano, tomillo, pimienta negra en grano,..
  •   Aceite de oliva extra virgen, Sal, copita de vino blanco, vaso de agua, hojas de laurel

Preparación

  1. Hacemos  un majado de especias con sabor, aunque eso es facilísimo. En un mortero, añadiremos unos dientes de ajo.Añadimos las especias que tengamos. Para este tipo de carne, sugerimos que no te falte tomillo y romero. Añadimos un poco de sal y machamos esta mezcla lo máximo posible. Cuando esté bien mezclado, en una pasta más o menos homogénea, podemos añadir un corrito de aceite de oliva extra virgen. Nos estabilizará los sabores, impidiendo que se oxiden y potencia el sabor. Lo ideal es dejar macerando esta mezcla de especies al menos una hora, para que se mezclen los sabores, aunque no es fundamental.
  2. Dejando reposar esta mezcla de especies, podemos untar las piernas o paletillas de lechazo.  También recomendamos dejar un tiempo la carne untada con esta mezcla de especias, porque así se mezclarán sabores. En una fuente para horno, pondremos las piezas de lechazo con especias con un poco de agua, vino blanco para guisar y dos hojas de laurel.
  3. Precalentamos el horno una media hora antes, a 210ºC. Cuando introduzcamos el lechazo, lo dejaremos 25 minutos dentro a 200ºC. Pelamos las patatas. La idea es hacer una cama con rodajas de patata de aproximadamente un centímetro de espesor. Cuando pasen los 25 minutos del lechazo en el horno, lo sacamos. Es aconsejable contar con un plato auxiliar. Pues vamos a sacar las piezas de lechazo. En la bandeja colocaremos las patatas cortadas. Les añadimos pimienta molida.
  4. Ponemos las piezas de lechazo por el otro lado, para que se haga por los dos lados, y lo volvemos a meter en el horno durante otros 30 minutos a 210ºC. Si vemos que le falta caldo, podríamos añadir más vino y agua, pero no os paséis, porque queremos que esté asado, no cocido. Un exceso de caldo no ayuda a conservar el sabor.

Ya solo nos quedará controlar que la carne esté bien hecha. Vigilándolo de vez en cuando. Si nos ha quedado mucho caldo, podemos apagar el horno, dejando el lechazo dentro pero con calor, para que lo absorba poco a poco o se evapore.

carnes
carnes
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Ir Arriba