Filet Mignon o Miñón

La traducción exacta sería filete bonito y el origen de la palabra está en la guardia, llamada de los Mignones, que formó Enrique III de Francia, formada por jóvenes frívolos y afeminados, que se hicieron famosos por sus fechorías e impertinencias. El filete mignon o miñón, en español, se obtiene de la punta del solomillo de vacuno, en donde la carne es tan tierna que para cortarla no hace falta cuchillo, porque se puede hacer con el tenedor. Es una pieza pequeña, y por eso seguramente tan cara, que mide entre tres y cinco centímetros de longitud, aunque dependiendo de la edad del animal del que procede, puede tener más o menos diámetro, pero siempre será inferior a la longitud.

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp

Ingredientes

  • 4 medallones de solomillo de ternera o filet mignon
  • 4 tajadas de tocino o bacon
  • 1 puerro pequeño
  • 100 gr. de champiñones
  • 2 cucharadas de harina
  • 1 vaso de vino tinto
  • pimienta
  • aceite de oliva
  • sal
  • queso roquefort o azul

Preparación

  1. Ponemos las lonchas de tocino en el contorno de los filetes (la propia grasa adhiere la loncha al liarla sobre sí misma), también los podemos sujetar con unos palillos. Reservamos.
  2. Aparte, rehogamos el puerro picado con aceite y un poco de sal y pimienta. Cuando esté tierno, añadimos los champiñones y subimos el fuego para que suelten todo su jugo. Entonces, añadimos el vino, salpimentamos de nuevo y dejamos cocinar para que se vaya el alcohol.
  3. Marcamos por ambos lados los filetes para que se doren bien por fuera y queden al punto en su interior. Salpimentamos al final.
  4. Retiramos los filet mignon de la sartén y en la propia grasa, rehogamos la harina para que tome color y pierda el sabor a crudo. Le añadimos la salsa de vino y champiñones, dejamos que espese y la pasamos por el colador o chino.
  5. Servimos la carne con la salsa caliente si queremos tomarla en su punto. Si preferimos la carne más hecha, la dejamos cocer unos minutos por ambos lados en la salsa ya colada. Decoramos con roquefort desmenuzado.
Apunte de cocina:

A la hora de hacer una salsa, aprovechar los restos de grasa y jugos que la carne deja en la sartén o en la fuente cuando la preparamos a la plancha o al horno, es una técnica (desglasado) que nos permite realzar su sabor.

carnes
carnes
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Ir Arriba