Arroz jambalaya

El nombre «Jambalaya» viene del francés «jambon» y el africano «yaya», que quiere decir arroz, lo que sugiere que era un guisote de fortuna, un rancho de trabajadores que compartían braceros y esclavos, por lo que realmente no hay una receta mínimamente homologable. Con tal de que lleve arroz, algo de carne y salsa picante de tomate, ya es Jambalaya (otra incongruencia, porque en Francia el tomate no se empezó a usar hasta el siglo XIX, cuando Nouvelle Orléans ya era New Orleans, lo que demuestra que no existe tal receta original, sino un concepto vago que solo indicaba rancho de arroz con carne).

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp

Ingredientes

  • 250 grs de carne de cerdo fresca (jamón para respetar el nombre)
  • 2 salchichas frescas (200grs)
  • 300 grs. de langostinos
  • 6 ajos
  • 2 puerros
  • 1 Tomate maduro
  • 1 chile rojo fresco
  • 1 Pimiento verde

Preparación

  1. Rehogamos los puerros (al usar arroz de grano largo vaporizado, no hay problema de que se empaste con esta) y el pimiento bien picados con los ajos y el chile.
  2. Cuando empiece a tomar color, añadimos los trozos de cerdo y la salchicha troceada.
  3. Se siguen rehogando hasta que se dore todo y entonces se añade el tomate pelado y machacado o rallado.
  4. Las especias propias son el perejil, pimentón, y laurel, pero eso va en gustos porque son sabores muy peculiares que hasta pueden provocar rechazo en algunas personas.
  5. Igualmente el tomillo y la cayena deben administrarse según las tradiciones, aunque la jambalaya es un plato fuerte, de sabores groseros y hasta bien picante.
  6. En una olla baja (no debe usarse usarse paella porque no es un arroz seco, si no casi caldoso, que incluso se sirve generalmente ensopada), ponemos el triple del volumen de agua que de arroz, el arroz y la salsa, todo a la vez, a lo bestia y se pone a hervir a tope.
  7. Normalmente en diez minutos el arroz estará casi tierno y la sopa ligadita, pero hay que buscar el momento pasando de reloj, probando unos granos y, cuando aún esté un poco al dente, añadimos los langostinos, removemos y dejamos reposar otros diez minutos fuera del fuego.
arroces
arroces
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Ir Arriba