Ajo

La salsa de ajo es una buena opción para untar, ya sea para una merienda o como tapeo. Este rico dip se puede acompañar con pancitos, galletas sin sal, nachos, chips e incluso con palitos de zanahorias y apio. Prepararla es muy sencillo y requiere pocos ingredientes.

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp

Ingredientes

  • 1 cabeza de ajos. (10 dientes de ajo aproximadamente)
  • 200 mililitros de nata líquida. (18% materia grasa)
  • 50 mililitros de vino blanco
  • Perejil seco picado
  • Sal y Pimienta negra

Preparación

  1. Pelamos los dientes de ajo y los cortamos a la mitad longitudinalmente.
  2. En una cazuelita pequeña echamos los dientes de ajo pelados y los cubrimos con agua fría.
  3. Lo ponemos al fuego y llevamos a ebullición. Retiramos el agua.
  4. Repetimos la operación.
  5. Cubrimos los ajos con agua fría y volvemos a llevar a ebullición, y retiramos el agua.
  6. En la misma cazuela añadimos ahora el vino blanco, la nata, y una pizca de sal, y cocemos a fuego muy lento hasta que los ajos estén tiernos, entre 15 y 20 minutos aproximadamente.
  7. Removeremos de vez en cuando.
  8. Trituramos con una batidora eléctrica, y volvemos a ponerlo al fuego un par de minutos para que espese un poco. No es necesario que esté muy espesa, ya que al reposar y templarse espesará un poco más.
  9. Colamos la salsa, para evitar encontrarnos con algún trocito de ajo que no se haya triturado bien.
  10. Añadimos pimienta negra molida al gusto, un poco de perejil seco picado, y mezclamos.
salsas
salsas
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Ir Arriba