Cocinaldia > Mis Recetas > Trucos y Consejos

Algunos trucos y consejos

Estos son algunos consejos y trucos que utilizo en los diferentes platos que preparo. Me gustaría mucho que si tienes también alguno propio te animases a compartirlo con toda la gente que se deja caer por aquí.

Para que las legumbres salgan más tiernas que no se te olvide ponerlas en agua.

  • Los garbanzos: deben estar bien en remojo toda la noche con agua templada.
  • Las lentejas y las judías: en agua fría con una cucharada de sal y luego congélalas.

Para quitar la grasa del caldo de cocido: déjalo enfriar, y así, podrás retirar cómodamente la grasa.

Con las raspas y cabezas del pescado: se pueden aprovechar para hacer un caldo de pescado.

Para que la masa doble más rápido: enciende el horno a 50 grados mientras haces la masa y luego tápala con un paño, apaga el horno y métela en él.

Hacer cubitos de hielo más rápido: ¿Vienen invitados a casa y te acabas de dar cuenta de que casi no queda hielo? ¿No hay ninguna gasolinera cerca? ¿No existen tiendas 24 horas en tu barrio? No desesperes. En vez de hacer los cubitos con el agua fría del grifo, hazlos con el agua caliente: se harán mucho más rápido. Este fenómeno, aparentemente contradictorio, se conoce como el efecto Mpemba, nombrado así en honor a su descubridor, el físico tanzano Erasto Mpemba.

Arreglar una sopa demasiado salada: ¿Al hacer una sopa te has pasado con la sal? Prueba a echar una patata pelada y cortada en cuatro trozos. Actuará como una esponja absorbiendo parte de la sal. No te la comas, estará dura y saladísima. También puedes probar a echar algo más de agua o una pizca de azúcar moreno.

Desgrasar eficazmente un guiso: Si después de preparar una sopa, salsa o guiso crees que ha quedado muy grasiento, apaga el fuego y deja que repose durante 10 minutos. Verás la grasa flotando. Puedes tratar de quitarla con una cuchara, pero un método más eficaz consiste en echar unos cuantos cubitos de hielo. La grasa que esté cerca de los cubos se solidificará junto a estos, y será más fácil de retirar. Tienes que hacerlo rápido, pues los hielos se derretirán enseguida.

Eliminar el olor de tus manos mientras sigues cocinando: Tras pelar cebollas y ajos tus manos adquieren un olor bastante desagradable. Si estás en plena faena, basta con que frotes éstas con una chuchara de acero inoxidable, que absorbe el olor. El azufre de las plantas es atraído por los metales como el acero.

Encender carbón para la parrilla de una forma peculiar.

Aliña tus ensaladas en orden: En el caso del aliño el orden de los factores si altera el producto. Primero la sal, luego el vinagre y finalmente el aceite. Si empezamos por el aceite, este creará una película alrededor de la lechuga e impedirá que la sal y el vinagre hagan bien su función.

No te olvides de tapar las ollas. Verás lo rápido que hierve el agua en comparación con no taparla (y lo que ahorras en electricidad o gas).

Guarda la verdura en la nevera, envuelta en la bolsa de plástico de la compra, durará mucho más, comprobarlo con los pimientos, las zanahorias, el perejil, el apio, las acelgas, las espinacas...

No cortes con cuchillo la lechuga, ni otras verduras de hoja, pues se oxida y oscurece. Rómpela con las manos.

Para congelar alimentos crudos o cocinados porciónalos siempre primero. El pan congelado también debe estar porcionado, aunque lo guardes en la misma bolsa.

Para descongelar cualquier alimento, ya sea crudo o cocido, hazlo siempre dentro del frigorífico 24 horas antes.

Saca los huevos del frigorífico solamente si estás seguro de utilizarlos. Luego no pueden volver a guardarse, pues con los cambios de temperatura, la cáscara se fisura y se contaminan más rápidamente.

Nunca guardes nada caliente en el frigorífico, calentará el resto de productos que conservas pudiéndolos estropear.

No sales la comida por costumbre. Aprende a conocer el sabor de los alimentos sin necesidad de añadir sal. Empieza por eliminarla de los platos con alimentos salados como el jamón, el bacalao o las olivas. Luego, evítala en las frituras. Si pones la sal en el alimento ya cocinado, necesitará mucha menos cantidad.

La sal añadida al principio de un preparación, hace que el alimento elimine parte de su jugo, puede que te convenga para guisar una verdura o puede que no te convenga hacerlo en la carne. Tenlo siempre en cuenta.

Nunca tires comida en buen estado: si no te gusta fría, aprovéchala para preparar otros guisos: el pescado para una fideuá, paella, marmitako...; la carne para estofado con patatas, fideos a la cazuela, croquetas (carne de ave)...Si crees que no lo vas aprovechar dentro de los 2 días siguientes entonces congélalo.

TIEMPOS DE COCCION DE LOS ALIMENTOS

MÁS CONSEJOS Y TRUCOS DE COCINA

-Y NO TENGAS MIEDO A EQUIVOCARTE- Yo no publico las cosas que me salen mal, pero daría para mantener otro blog solo de desastres culinarios. Porque no todo sale siempre a la primera, especialmente cuando haces probaturas, así que no tengas miedo a equivocarte, que es algo inevitable en la cocina. Y si alguien en la mesa se queja, le das el delantal y te preparas para reír.

©2019